Para garantizar un sueño reparador, la decoración de nuestro dormitorio es fundamental.

Está comprobado que dormir bien tiene muchos beneficios y que repercute directamente en nuestra salud y estado de ánimo. Nuestros hábitos diarios influyen en la calidad de nuestro sueño tanto como disponer de un espacio para dormir.

Lo más importante

Un buen colchón es vital para garantizar tu descanso. Elige el que mejor se adapte a ti y no dudes en consultar con Dormissimo ante cualquier duda, ya que los hay de distintos materales y grosores. Además, detalles como a temperatura media de tu hogar o la posición en la que duermes son de gran importancia a la hora de decidirnos por el colchón que más nos convenga.

Colores

  • El blanco es el color estrella para conseguir un entorno relajante. Si optas por él, mezcla diferentes texturas para mejorar el resultado.
  • Los tonos tostados, combinando claros y oscuros, aportan paz y sosiego.
  • Los tonos vainilla, malva y el rosa palo son tranquilizantes.
  • El gris, en distintos tonos o combinado con el blanco, es tan relajante como elegante.

Simetría

Disponer los muebles de forma simétrica nos aporta tranquilidad y equilibrio. Para darle un poco de alegría a la distribución puedes poner las mesitas de noche o las lámparas de distintos colores.

Pocos muebles

El exceso de muebles es también una carga extra para nuestro nivel de atención. Un espacio despejado favorece la relajación antes de dormir.

Aíslante del ruido

El silencio es fundamental a la hora de dormir. Hazte con cabeceros de madera o alfombras que te auyuden a mitigar los posibles ruidos provenientes de otras habitaciones o de las casas vecinas.

Ante todo, orden

Intenta recoger tu dormitorio antes de meterte en la cama. Ver desorden antes de cerrar los ojos no te va a favorecer el descanso. Hazte con una cómoda con cajones de distintos tamaños, con cajas decorativas o con un sistema de almacenaje para debajo de la cama: podrás tener todo en su sitio en un abrir y cerrar de ojos.

Evocación

Si tienes algún objeto o fotografía que te recuerde aquella estancia en la playa o en la montaña en la que descansaste tan bien, incorpóralo a tu dormitorio. De manera casi inconsciente te trasladará a las sensaciones relajantes de aquel lugar.

La luz

Consigue una iluminación que incite al descano. Cuando entres a tu dormitorio cada noche, evita las luces fuertes que puedan alterar la conciliación del sueño. Una lámpara con la potencia regulable te permitirá adaptar la iluminación a tus necesidades.

Y la oscuridad

Si eres de las que necesita oscuridad total para dormir, asegúrate de contar con una buen persiana. Una cortina tupida que combine con el resto del dormitorio también es una muy buena opción.

Aparatos fuera

En la medida de lo posible, es conveniente eliminar los dispositivos eléctricos de los dormitorios. Si no, intenta dejarlos apagados para qu ela luz roja del stand by no te dificulte el sueño. Lo mismo para con los despertadores. Puedes usar uno tradicional si ver pasar las horas en tu mesilla de noche altera tu descanso. Si quieres darte un capricho, hay despertadores eléctricos sin iluminación nocturna que simulan un amanecer cada mañana.